Buscando y haciendo historia

Cuando quise acordarme ya era demasiado tarde. Desde pequeña me sentía atraída por las cosas antiguas; y aunque no me lo crean, cuando a la mayoría de ustedes seguramente crean que el cementerio es el peor lugar, para mí siempre fue el más lindo de todos, tal vez por las diferentes estatuas, la combinación de mármol y cemento, el misterio de las bóvedas, las cúpulas, las flores frescas… Me encanta recorrer los cementerios de ciudades antiguas, sacar fotos y mirar todo detenidamente.

Revolviendo las cosas guardadas de mi madre, encontré un retrato de mis abuelos maternos, a diferencia de mis otros abuelos, estos españoles. Se lo pedí sin dudarlo, pensando en colgarlo en casa para lucirlo. Me gusta mucho el marco que tiene y por sobre todas las cosas porque forma parte de mi historia.
 

También seleccioné unas cuantas fotos del álbum de casados de mis padres, que está lleno de fotos en blanco y negro; pensando también en conseguirles un bello marco para ellas, estas pertenecen al Río Baradero.

 Mi padre solía sacar estas fotos desde la ventana de su habitación. Los barcos pesqueros eran su atracción.
 Y esta foto pertence a la quinta de mi abuela en la ciudad de Bólivar. Si habré corrido por su alrededor... Hoy ya sólo es pasado y  recuerdos... los nuevos dueños al comprarla la derrivaron, quedando sólo escombros.
Otra parte de mi familia, proviene de Portugal, mis abuelos paternos, (gran historia hay detrás de ellos, se podría escribir un estupendo libro, o una novela con ella), y con ellos la virgen de Fátima. Veía como mi abuela tenía una imagen de ella en una hermosa cajita de madera vidriada. Hace poco, mi padre me dio algo que había conservado por años, algo realmente importante, con gran valor religioso. Encantada recibí ese maravilloso regalo; dos pequeñas hojitas, del árbol donde se apareció la virgen de Fátima. Mi tío abuelo, sacerdote, en décadas pasadas,  lo custodiaba. 
Caminando, me detuve frente a una vidriera, sin llamarme nada la atención entré igual; de vez en cuando compro algo allí. Pero esta vez una estatua de la virgen de Fátima me llamó la atención en una góndola, y a su lado otra de Jesús. No dudé en traerme ambas a casa, y de inmediato las  pinté de blanco. Ahora sí tengo mi propia virgen.

Gracias por pasar a visitarme. Un gran beso a todas♥

6 comentarios:

  1. Me encanta que hayas compartido tan lindos recuerdos con nosotras. Lindo tener a nuestros antepasados presentes y con tanb buen homenaje. Besitos

    ResponderEliminar
  2. Los bonitos recuerdos no tienen precio :)

    ResponderEliminar
  3. que lindo todo Sani, me gustan los recuerdos asi ,
    y yo estube en Fatima, es lindo alli :) pero mas lindo es donde estas tu

    un besito hermosa

    ResponderEliminar
  4. Hola, Sani! Qué bonitos recuerdos! Tan personales y tan arraigados en la familia! Gracias por compartirlos! Ahora a cuidar mucho tus bellos tesoros! Y Muchas gracias por tus lindas palabras a mi mantel! Viste que era bien grande el "berenjenal" en el que estaba metida? Jajaja! Un abrazo gigante! MIL BESOTES!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Sani! Muchas gracias, Bonita! Sí! Le estaba haciendo mucha falta! No encontraba nada y se pierde demasiado tiempo al revolver! Jajaja! Y ya te mostraré los otros quilts que ya cuelgan junto a ese! Espero ponerme las pilas algún día y terminar varios que están pendientes! Jajaja! Un abrazo súper gigante! MIL BESOTES!

    ResponderEliminar
  6. hola sani que lindo post! yo soy como vos tambien amo los recuerdos familiares y recibi por herencia una caja llena de fotos de mis abuelos y bisabuelos la amo! me llego al corazon la foto de la quinta de tu abuela que ya no esta, a mi me pasa lo mismo con la casa de mis abuelos maternos esta en un pueblo hermoso, pero hace algun tiempo ya no pertenece a la familia, llore tanto cuando la vendieron y yo no tenia el dinero para comprarla! pero aun sigue en pie y no pierdo las espeanzas de que vuelva a la familia. bueno amiga te dejo un abrazo grande!

    ResponderEliminar

TU COMENTARIO ME INTERESA...